Los Cabrera firmaron un récord con sus jonrones

Alex Cabrera y Ramón Cabrera hicieron algo que no había pasado nunca en la historia del beisbol venezolano. El slugger de los Tiburones de La Guaira y el receptor de los Leones del Caracas se convirtieron en la primera pareja de padre e hijo en conectar jonrones el mismo día en la LVBP, informó Quality Sports. Cabrera la sacó en la primera entrada del juego que disputaron los salados en Valencia ante los Navegantes del Magallanes. Como pueden ver, fue un batazo impresionante contra David Bromberg. Casi, casi tan impresionante como el “perreo” que se tiró después de conectar el pitcheo. http://www.youtube.com/watch?v=Ly6BDn1Bjq0 En Caracas, horas después, Ramón la desapareció por el jardín central ante César Jiménez, iniciando la remontada de los melenudos contra Cardenales de Lara en la décima entrada. Es comprensible que algo así no haya ocurrido antes. No es sencillo, para empezar, que padre e hijo están activos al mismo tiempo. Se necesita que el progenitor haya tenido al niño cuando era muy joven. Alex Cabrera tiene 42 años y Ramón cuenta 24. Es decir, lo tuvo a los 18 años. También face falta que el muchacho se haya apasionado por la pelota, que sea bueno, que sea tan bueno para llegar al profesional y que además cuando llegue todavía el papá tenga el talento para seguir cobrando por jugar pelota cuando ya casi todos los peloteros de su edad están retirado. Lo de anoche hizo recordar a los Griffey. Ken padre y el “Junior” conectaron jonrones el 14 de septiembre de 1990. La diferencia con los Cabrera es que ambos jugaban para los Marineros de Seattle y lo hicieron uno detrás del otro en la primera entrada contra Kirk McCaskill de los Angelinos de Los Ángeles. Pero en lo que respecta a la pelota venezolana, no ha habido nada igual. Según información recopilada por Pedro Marrero, numerólogo de los Tiburones de La Guaira, y José Montilla, de Pura Pelota,  los Cabrera eran una de apenas seis parejas de padre e hijo que han dado bambinazos en el beisbol profesional venezolano en algún momento de sus respectivas carreras. Luis Aparicio Ortega, El Grande de Maracaibo, conectó un jonrón con el Magallanes en la temporada 1946 y otro par con los Sabios de Vargas en la 47-48. Luis Ernesto Aparicio Montiel, el miembro del Salón de la Fama, pegó tres con Tiburones en la 64-65 y dos en la 67-68. Los Suárez se les sumarían años después. César Suárez padre, un infielder que jugó siete temporadas con las Águilas del Zulia e incluso fue Novato del Año en la 1979-80, pegó un jonrón en la 84-85 y otro en la 86-87. Su hijo César, el jugador de Tiburones, ya tiene 27 de por vida. Carlos “Café” Martínez se retiró con 39 jonrones, todos vistiendo el uniforme de los Tiburones de La Guaira. José su hijo, el “Cafecito”, dio sus dos primeros en la LVBP esta misma temporada, también con los salados. En lista también hay importados. Ed Spiezio reforzó a Leones en la 1966-67 y luego vino en la 1970-71 con Tiburones. Jugando para La Guaira pegó siete batazos de vuelta completa. Su hijo Scott llegó al país casi 30 años después, en la 1995-96. Dio seis jonrones con Caribes.  David Bell pegó un jonrón con Cardenales en la 1971-72. Su hijo David Michael Bell vino con Caribes en la 1997-98 y también dio uno. Ninguna de esas parejas, sin embargo, tienen tantos cuadrangulares como los Cabrera. Son 103 entre ambos, 101 para el padre y dos para el hijo. Foto: AVS Photo Report