Redacción El Abonado Ha escuchado pitas, le han dicho gordo, le piden más batazos, quieren que sea el de antes. Si se ve así, Bob Abreu no tuvo un buen mes de octubre. Pero lo de El Comedulce no es tan malo como lo quieren hacer ver. Ayer pegó tres hits ante Tiburones, su promedio de embasado es .415 y el equipo está ganando. Tiene sólo dos extrabases, cierto, lo que podría ser un problema si no estuviese bateando de segundo. Allí su misión es embasarse para que los de atrás encuentren gente a bordo y lo está haciendo. Si sigue así, pronto la gente olvidará esto que le pasó el otro día en Valencia. O quizás no: http://www.youtube.com/watch?v=B56ykpy3p08&feature=youtu.be Video original: Meridiano