La calidad del pitcheo no resta méritos a Cabrera

Mi buen amigo Tortuga Fuentes, jefe de prensa de Tiburones  de La Guaira, estaba molesto porque según su percepción hay quien quiere quitarle méritos a la temporada de Alex Cabrera debido a que el pitcheo de la liga es muy malo.

El comentario me llamó la atención. Le escribí a Tortuga –cuyo sobrenombre es Domingo, ¿o es al revés?- diciéndole no era mentira que el pitcheo fuese malo, aunque jamás usaría ese argumento para quitarle quilates a la campaña de Cabrera. Tortuga tiene razón. Las temporadas son lo que son. En aquella del récord de Baudilio efectivamente se jugaron más encuentros. Eso no le quita méritos. Como no se lo quitó a Roger Maris romper la marca de 60 jonrones de Babe Ruth en una temporada que tuvo 162 encuentros, no de 154 como El Bambino. El registro es el registro. Nada que discutir. Pero me quedé pensando en lo del mal pitcheo. Si en verdad es tan malo y especialmente cómo se compara con otras temporadas de la LVBP. No pretendo resolver el asunto con el siguiente ejercicio, sino simplemente aportar un grano de arena a la discusión. El problema es complicado porque el beisbol es un juego en el que lo mal que lo hacen unos (los pitchers, por ejemplo) puede ser interpretado como lo bien que lo hacen otros (los bateadores). A finales de los años 90, o en los años 30, hubo mucha ofensiva  en las Grandes Ligas. ¿Era por qué los bateadores eran muy buenos o los pitchers muy malos? La pregunta del huevo y la gallina. Igual, vamos a darle un vistazo. Empecemos con la de la efectividad. Los pitchers buenos suelen tener ese número bajo. Tomando en cuenta sólo los juego disputados hasta la mañana de hoy martes, la efectividad colectiva de la LVBP es 4.70. Un escándalo. Seguro que sí. Sin embargo, no es la peor de todos los tiempos. En la 2008-2009 fue 4.76. Y en la 2009-2010 llegó a 4.85. Aquí están las 10 peores efectividades en la historia de la liga, gracias al listado proporcionado por José Montilla (@Datobinario) de www.purapelota.com/lvbp: Año                EFE 2009-10      4.8514 2008-09      4.7669 2013-14      4.7083 2004-05      4.5705 1950-51      4.5283 2003-04      4.3429 2012-13      4.3137 1949-50      4.3014 1977-78      4.2489 2005-06      4.208 Ni en la 2008-09, ni en la 2009-10, alguien alcanzó ni siquiera 16 bambinazos. El tope fueron los 15 de Maximiliano Ramírez en la 2008-09. Ese mismo año Brendan Katin sacó 14 y la temporada siguiente Ernesto Mejía también pegó 14. En la 2005-2006 se dieron 433 jonrones en total en toda la liga y el único que pasó de 15 fue Javier Colina, que dio 16. Este año se han largado 368 cuadrangulares, una cifra que por más que suba estas dos semanas no se acercará a los 433. Veamos ahora el WHIP, el promedio de boletos y hits que reciben los pitchers por entrada lanzada. Puede tomarse como otro indicativo de mediocridad o eficiencia. El colectivo de la LVBP hoy amaneció en 1.52. Es malo, seguro que sí. Sólo que hay peores. Estos son los 10 más altos de la historia. Año                WHIP 1950-51      1.65 1948-49      1.62 1949-50      1.60 1952-53      1.56 1977-78      1.53 2009-10      1.53 1946             1.52 2013-14      1.52 1946-47      1.52 2008-09      1.52 Y aquí hasta el año 2000: 2013-14      1.52 2012-13      1.46 2011-12      1.39 2010-11      1.41 2009-10      1.53 2008-09      1.51 2007-08      1.38 2006-07      1.42 2005-06      1.48 2004-05      1.47 2003-04      1.41 2002-03      1.30 2001-02      1.38 2000-01      1.38 No hay dudas de que lo que hemos visto en la 2013-14 es lo menos efectivo desde que comenzó el siglo XXI, aunque no es muy distinto al pico de la 2008-09 y 2009-10 o el de la 2004-05 y la 2005-06. Esa temporada, la 2005-06, dos importados anclaron en 17 jonrones: Tom Evans y Yurendell DeCaster. Otro indicativo de la calidad del pitcheo suele ser la cantidad de boletos. A más bases por bolas, más razones para prender las alarmas. La tasa de pasaportes por cada nueve innings (3.97) de la 2013-14 es la más alta desde la temporada 1997-98. No obstante, no está ni entra las primeras 10 más elevadas en la historia del circuito. Esto es lo que ha pasado desde 1990. AÑO               BB/9 2013-14      3.9703 2012-13      3.5873 2011-12      3.7628 2010-11      3.8837 2009-10      3.786 2008-09      3.7568 2007-08      3.279 2006-07      3.5448 2005-06      3.6302 2004-05      3.2517 2003-04      3.15 2002-03      2.9391 2001-02      3.2004 2000-01      3.0939 1999-00      3.5546 1998-99      3.9519 1997-98      4.0317 1996-97      4.1661 1995-96      3.364 1994-95      4.0421 1993-94      3.5108 1992-93      3.3698 1991-92      3.8389 1990-91      4.1074 El número de jonrones recibidos también es otra buena herramienta para analizar el pitcheo. A los pitchers malos les conectan muchos cuadrangulares. En Purapelota.com/lvbp tienen la tasa de HR/9IP para los lanzadores desde la campaña 2005-2006. Así encaja la 2013-14. Año                HR/9IP 2008-09      0.8869 2013-14      0.8676 2009-10      0.8531 2012-13      0.8238 2005-06      0.6875 2007-08      0.6509 2011-12      0.6139 2010-11      0.5623 2006-07      0.5461 Y este es el total de jonrones por temporada en las últimas 10 campañas y la proyección de la 2013-2014: 2003-04      413 2004-05      433 2005-06      332 2006-07      267 2007-08      317 2008-09      432 2009-10      422 2010-11      269 2011-12      302 2012-13      406 2013-14      368 (431 proyección) Es evidente que el pitcheo de la LVBP no vive su mejor momento. Sería negar la realidad pretender decir que no es así. Pero ha habido otras campañas con números parecidos y hasta peores. Y nadie, en ninguno de esos años, pudo hacer lo que está haciendo Alex Cabrera este año.