Visión Deportiva // Fernando Arreaza

Nuestra entrega de hoy está llena de Notas Variadas: - Entramos a las últimas tres semanas de nuestro campeonato y con alrededor de 15 encuentros por equipo por realizar, solo hay un conjunto virtualmente clasificado, Caribes de Anzoátegui y un equipo virtualmente eliminado, Bravos de Margarita. En base a la estabilidad en su estructura, sin transiciones permanentes de jugadores criollos ni importados, el club dirigido por Alfredo Pedrique, ya tiene 31 victorias e inclusive, con los triunfos obtenidos sobre los Navegantes del Magallanes al final de la semana pasada, pareciera que también le puso sello al primer lugar del campeonato. En cuanto al conjunto insular, las cosas parecían marchar bien promediando la séptima semana del torneo, pues llegaron a tener registro de 17-17, pero entraron en una debacle de 13 derrotas en 14 encuentros que los ha colocado a 5 juegos de la clasificación. Lo demás ha sido ese bloque compacto que ha caracterizado todo el torneo y si bien Magallanes todavía tiene un colchón con 4 victorias sobre la marca de .500, el conjunto de Luis Sojo ha disminuido su ritmo ganador y ahora mismo no luce tan seguro, como a se veía a principios de diciembre. Igual, los Navegantes deben ser el segundo equipo que inscriba su nombre en enero, pero con respecto a los demás, es realmente difícil visualizar qué pueda ocurrir. Y es complicado, por las constantes inconsistencias que presentan: los Tigres parecían embalados, pero se les cayó el pitcheo en los últimos días; los Tiburones viven buen momento, Alex Cabrera, Salvador Pérez y el novato Carlos Sánchez cargan con el equipo, pero su pitcheo y especialmente su relevo sigue siendo incierto; los Leones no terminan de jugar de acuerdo a lo que parece sugerir su nómina; Cardenales ha tenido una gran remontada y por primera vez concluyó una semana (la novena) saboreando lo que es rondar puestos clasificatorios, pero justo ahora perdieron a su principal bastión ofensivo, Luis Jiménez y Águilas más que luchar con sus adversarios, ha batallado con sus propios problemas internos. - Es difícil ver que a los Yankees de Nueva York, le quiten a uno de sus peloteros en base a dinero y eso fue lo que justamente ocurrió con Robinson Canó. Los Marineros de Seattle adquirieron al valioso segunda base al ofrecerle 240 millones de dólares por 10 temporadas, mientras los Yankees establecieron una oferta tope de 175 millones por 7 años. Creo que lo ocurrido radica en que, dados los diversos huecos a llenar, la directiva prefirió invertir el dinero para tratar de llenarlos con la firma de diversos agentes libres y no utilizar cerca de la misma cantidad para retener a un solo hombre. En esa estrategia, no quisieron darle los 240 millones a Canó y con 283 millones  (314 si se disparan dos de las opciones), firmaron a Jacoby Ellsbury, Brian McCann y Carlos Beltrán. Por su edad, los dos primeros deberían tener por delante sus mejores años, mientras Beltrán a sus 36, viene de dos campañas en las que participó en 296 juegos con muy buena producción y además la presencia del boricua en el clubhouse es muy valorada. Cierto, deben ahora conseguir a un segunda base y un primer paso es la firma de Kelly Johnson, pero creo que este jugador quedará para un rol de utility y los Yankees buscarán otra alternativa que muy bien puede ser Omar Infante. Al final pareciera que siguiendo esta estrategia, tendrán un mejor equipo al que solo le faltaría un lanzador que le de solidez a la rotación de abridores y todas las miradas apuntan hacia el japonés Masahiro Tanaka. Hasta nuestro próximo encuentro… Foto AVS Photo Report