Los Tigres y sus dos caras

General Por admab. July 30 de 2013 11:29 pm

[caption id="attachment_332" align="alignleft" width="300"]Foto AVS Photo Report Ramón González Foto AVS Photo Report Ramón González[/caption] Redacción El Abonado La corta temporada de los Tigres de Aragua se ha dividido en dos partes muy diferentes a pesar de haber jugado apenas 16 encuentros en la zafra 2013-2014. La primera de ellas se pudo apreciar en los primeros siete compromisos de los aragüeños, etapa en la que todo les calzó a la perfección. Buen pitcheo colectivo, bateo oportuno y una defensa de primera categoría le dieron un arranque soñado a los aragüeños. Pero la segunda, desde que se cantó la voz de “play ball” en su octavo choque del año, ha sido totalmente diferente. Una ofensiva poco productiva en los momentos importantes e inefectividad de los montículistas, sobre todo de los abridores, han marcado la pauta. Comenzaron invictos. El objetivo de la camada liderada por Buddy Bailey de dejar a un lado la estrepitosa actuación de la campaña pasada se vio cumplido a cabalidad, con un arranque de siete lauros sin conocer la derrota. Con .278 de promedio con hombres en posición anotadora se ubicaron como el tercer mejor equipo en la liga en el renglón. Además, conectaron para .400 de average del séptimo episodio en adelante. Esa artillería logró respaldar a un staff de lanzadores que se vio sólido gracias a una hermética actuación por parte del relevo. El 2.08 de efectividad que registró el bullpen de los Tigres en los primeros 34 innings y dos tercios de la campaña, aplacó la pobre actuación de la rotación abridora felina. Los iniciadores de los Tigres dejaron EFE de 4.13, algo que obligó al equipo a venir muchas veces de atrás. Pero volviendo al relevo, estos se quedaron con seis de las generic cialis siete victorias del equipo. Solo concedieron un cuadrangular, y a pesar de otorgar 21 boletos abanicaron a 34 oponentes. “Nuestros abridores han estado muy mal, no han podido hacer el trabajo”, apuntó Bailey durante la racha. “Pero contamos con un bullpen muy profundo. Eso permite descasar a nuestros brazos. Algo que no pasaba el año pasado”. Víctimas de la inconsistencia  Luego de un arranque imbatible, los Tigres han sido derrotados en seis de sus últimos nueves juegos, incluyendo dos en su casa, el José Pérez Colmenares. Si bien es muy temprano en la zafra para prender las alarmas en el seno aragüeño, las medidas correctivas deben venir de inmediato, sobre todo estando bajo el mando de Bailey. El cuerpo de relevo, ese que tan hermético se vio durante el invicto, en los últimos nueve juegos registró un porcentaje de carreras limpias de 4.98. Además, en los últimos 50.2 actos de labor han recibido cinco cuadrangulares, otorgado 28 pasaportes y desperdiciado tres oportunidades de salvar el encuentro. En cuanto a la rotación, esta no logró mejorar en su desempeño sobre la lomita a pesar de sufrir algunos cambios. El 4.13 de PCL de los primeros siete juegos pasó a ser de 7.80 en los últimos compromisos, elevando así la efectividad colectiva de los abridores a 6.15. La inefectividad reflejada anteriormente se juntó con la poca producción ofensiva en momentos importantes del juego. A pesar que con hombres en base los Tigres siguen bateando para .306, su promedio con hombres en situación ideal para anotar bajó en 30 décimas (de .278 a .248). En cuanto a colocar hombres en base, en los primeros siete juegos los bateadores de los aragüeños conectaron para .302 abriendo entrada. De ahí en adelante, estos solo han logrado promediar .264 en esta situación, facilitándole las cosas a los lanzadores rivales. Además, son el tercer equipo que más corredores en las almohadillas ha dejado y menos jonrones ha dado con 126 y 10, respectivamente. De hecho, solo tres bateadores de los Tigres con al menos 25 veces al bate en la temporada pasan los .300 de promedio, siendo penúltimos en OPS de la LVBP con .747.