Hudgens no sabe qué pasa

Leones del Caracas Por Redacción El Abonado. December 16 de 2013 11:33 am

Los fanáticos de los Leones del Caracas se rascan la cabeza todos los días preguntando qué pasa con el equipo. Un día ganan por paliza, otro días les propinan una pela, al día siguiente los blanquean, al otro dominan ellos. La última vez que ganaron dos juegos seguidos fue en noviembre. Consistencia, cero. Si están buscando el por qué de ese constante subir y bajar que tiene al Caracas peleando por su vida a estas alturas del campeonato, no le pregunten al manager Dave Hudgens. "La razón de la inconsistencia es un misterio", dijo el piloto el fin de semana en Margarita, "porque hemos trabajado duro y tenemos talento. Tenemos que ir juego a juego sin pesar en el mañana. Necesitamos ser más consistentes".

"Hemos tenido un par de salidas buenas de nuestros abridores, pero a veces el bullpen no responde o le pasa algo a la ofensiva", añadió el piloto. "Lo más importante que necesitamos ahora es batear y hacer carreras para darle tranquilidad a los pitchers".
Quizás la bendita inconsistencia no es ningún misterio. El Caracas anda ahí, dos juegos por debajo de .500, porque ha jugado para ello. Tras la jornada del domingo, habían anotado 280 carreras y recibido 277, un diferencial de apenas +3. ¿Y qué tiene que ver eso? Que los equipos buenos -consistentemente buenos- anotan muchas más carreras de las que reciben. Con un toque de suerte aquí y allá, quizás estarían jugando para .500, pero con esos números es imposible pedir mucho más. Hudgens sabe eso.
El número de carreras recibidas es bueno. Sólo Caribes y Águilas han recibido menos. La efectividad del Caracas (4.23) apenas es superada por Zulia y Magallanes. Ambos tienen 4.22. No hay diferencia. Puede que los abridores no siempre hayan ido lejos y que el relevo también haya pecado, pero el problema del Caracas no es el pitcheo.
El escollo principal es que a pesar de jugar más de la mitad de sus juegos en ese paraíso del bateo que es el estadio Universitario, Leones tiene una ofensiva promedio que ha sido especialmente ineficiente con gente en base y corredores en posición anotadora. En esa alineación hay gente talentosa, tipos como Gerardo Parra, Jesús Guzmán y Jesús Aguilar que han hecho su trabajo, pero tampoco es que es un lineup blindado de pies a cabeza. Y varios no tienen ni un mes jugando. Sea cual sea la razón, han faltado batazos. De allí la inconsistencia.
Foto AVS Photo Report