Bailey: una cuestión de ¿química?

Tigres de Aragua Por Efraín Ruiz Pantin. November 14 de 2013 10:56 am

Los Tigres de Aragua tienen el peor pitcheo del campeonato. Su efectividad amaneció hoy en 5.20. La de sus abridores es aún más abultada, 6.27 exactamente. El bullpen ha estado algo mejor (4.39), aunque tampoco es para hacer fiesta. Además son el cuerpo de apagafuegos que más boletos ha dado, 73 en total. Los Tigres de Aragua no batean mucho. Nadie ha hecho menos carreras este año, apenas 113. El equipo que está por encima, Cardenales de Lara, suma 129. También son últimos en jonrones, apenas 16. Cuando anunciaron en la mañana del miércoles que Buddy Bailey no seguiría al frente del equipo, una salida de "mutuo acuerdo", según dijo el club, los Tigres de Aragua tenían récord de 12 ganados y 14 perdidos y habían perdido 13 de sus últimos 17. Nada raro, viendo esos números, y ciertamente nada dramático, tomando en cuenta que en la LVBP clasifican 5 de 8 equipos y queda más de media temporada por jugar. Con el triunfo de anoche, el primero en la era de Rodolfo Hernández, amanecieron hoy jueves en el tercer puesto. No, no es que estén cómodos, porque ellos se encuentran a 5,5 de la punta y el último anda a 8,5. Pero el hecho es que son terceros. No voy a decir aquí que Rafael Rodríguez Rendón y su gerencia se equivocaron al salir de Bailey. Nadie apoyó más al estadounidense que el presidente del club durante todos estos años. Estoy seguro que no fue una decisión fácil, como lo reconoce el mismo ejecutivo en esta nota de Octavio Hernández. No ha podido serlo. Algo tuvo que observar Rodríguez que lo llevó a hacer lo que hizo. La racha de siete derrotas seguramente no ayudó. Lo que fuese, nadie en mejor posición que él para saber qué había que mover la mata y que mejor hacerlo temprano que cuando todo estuviese perdido. Lo que me parece curioso es que en ninguna parte se encuentra alguna referencia de que el pitcheo era un desastre y tampoco estaban bateando. En esa nota de Hernández, Rodríguez dice que "la química está perdida y necesitamos hacer algo". En El Nacional alude al mismo problema: "Estoy destrozado en lo personal, pero entiendo que Buddy por primera vez no tiene el control y química para ganar los juegos". En El Universal, en esta nota de Carlos Duarte,  otro directivo de Tigres también apuntó hacia el mismo sitio. "Lamentablemente él (Bailey) fue víctima del hampa y eso lo marcó mucho", dijo Márquez. "Él mismo decía que estaba desconcertado, que tenía problemas familiares y bueno creo que eso lo llevaba a tomar decisiones equivocadas. Ya no era el mismo maestro del pitcheo que nos llevó a tantas glorias". Márquez reconoce más adelante, en la misma historia, que la mezcla de malos resultados con el carácter de Bailey se estaba convirtiendo en un coctel explosivo. "Era un deber de nosotros evitar un problema interno. A mi no me gusta eso de los peloteros pidiendo que despidan una manager. Ellos están es para jugar, esas situaciones nos competen a nosotros", dijo el directivo. Para la directiva, con nombres como Héctor Giménez, Oswaldo Arcia, Josmil Pinto, Ronny Cedeño deberían tener un mejor récord. “Estamos tratando de recuperar la química que se necesita para ganar juegos, algo que con estos momentos con Bailey creo que no íbamos a tener”, le declaró Rodríguez Rendón a Meridiano. “Contamos con muchos jugadores importantes que no han logrado engranar, por eso la decisión”. Todas esas razones son válidas, así sean difíciles de cuantificar. Si los peloteros estaban molestos (nada nuevo para Bailey) y además no estaba concentrado (una novedad) quizás no había otro remedio. E insisto en que no hay nadie -ni aficionados, ni periodistas- en mejor posición que Rodríguez y Márquez para saber si era necesario hacer un movimiento de esta naturaleza. Muy bien todo eso. Había que hacer algo, no puedes botar a todos los jugadores, mejor temprano que tarde, Buddy ya no era Buddy, ya el ciclo se había agotado... Sin embargo, ¿ni una mención a lo que está a la vista de todo el mundo, que el pitcheo era un desastre y no estaban bateando? ¿No hubo tiempo para decirle a los periodistas con los que hablaron, 'oye, pero la primera responsabilidad es de los jugadores que no están haciendo el trabajo'? ¿Un pedacito de autocrítica para reconocer que, quizás, los abridores que pusieron en manos de Bailey no han dado la talla? Buddy Bailey es uno de los mejores managers en la historia del beisbol venezolano. Lo que hizo al frente de los Tigres, esos seis campeonatos y nueve finales, ha debido ser motivo suficiente para que no le cayese encima toda la responsabilidad de la mala racha que estaba viviendo el equipo. Porque nadie podía ganar de forma consistente así. Foto cortesía El Universal